¿Estoy en una relación tóxica?

Muchas personas en algún momento de sus vidas han visto a su pareja como aquello que le da sentido y propósito a su existir. Se han convencido de que la vida sin ellos no tendría ningún tipo de valor y no pueden imaginarse sin esa persona constantemente a su lado. 

Este tipo de idea lleva a las personas a vivir en una montaña rusa de emociones que los lleva desde la extrema euforia cuando están acompañados, hasta la ansiedad y miedo más profundos cuando sienten que la persona ya no estará más con ellos.

Lo que muchas personas no identifican es que ellos no se encuentran solos dentro de esa montaña rusa, sino que han forzado a su pareja a subirse a ella. Si la pareja igualmente siente una dependencia enorme por ellos, la montaña rusa se hace aún más intensa y se convierte en una relación de codependencia.

Sea uno o los dos quienes muestren este tipo de comportamientos esto se conoce como una relación tóxica en la cual no puede haber ganadores.

Cuando hablamos de relaciones toxicas frecuentemente nos enfocamos en la persona que tiene a usar frases como: “pero sin ella no soy nada”, “él es el motor de mi vida”, “si me falta mi vida no tiene sentido”, sin embargo, irónicamente, existen otras personas que llevan a su pareja a ser dependientes de ellos, a través del chantaje emocional, la agresión física o la dependencia financiera, buscando con ello mantener a su pareja donde la necesitan tener.

Falsas creencias

Estos comportamientos se generan por la falsa creencia de que nosotros necesitamos a otras personas para poder vivir una vida plena. Nos han vendido la idea de que necesitamos de nuestra “media naranja” para poder ser felices y ponemos la responsabilidad de nuestra felicidad en el otro y nos sorprendemos cuando ellos no cumplen con las expectativas que les hemos impuesto.

Igualmente, las creencias con respecto a nosotros mismos, nuestras debilidades y la imagen distorsionada de nuestro valor intrínseco nos lleva a creer que son las otras personas las que le agregan valor a nuestra vida, lo cual nos lleva a una búsqueda incansable por tener a alguien a nuestro lado que sea “mejor que nosotros”.

¿Cómo reconocer que estoy en una relación tóxica?

Celos
Falta de confianza y apoyo
Criticas y juicios
Comportamientos de control y dominancia
Constante ansiedad y estrés
Miedo a ser tú mismo
Agresión física
Opresión sexual

Si ambas personas en una relación no estas dispuestas en dar 100% de ellos mismos en la relación, siempre va a haber alguien que dé más que el otro. Una de las personas se acostumbra a recibir más de lo que da y esto genera que el balance en la relación se pierda. Cuando una persona constantemente se está beneficiando de la relación, con el tiempo, la desconfianza puede comenzar a deteriorar la conexión de las dos personas. Lo cual llenara la relación de amargura y resentimiento.

Esto sucede cuando culpamos al mundo, dios o la persona que tenemos al lado de nosotros por las cosas que suceden en nuestra vida, sin tomar ningún tipo de responsabilidad por aquello que nos ocurre.

En ciertos casos las personas asumen que solo pueden ser felices si tienen a su pareja al lado suyo. Personas maduras y en relaciones saludables, reconocen que ellos son los únicos responsables de su felicidad que no necesitan de nadie para serlo.

¿Estás en una relación de (co)dependencia?

Si te encuentras en este momento en una relación, completa este cuestionario por tu cuenta. Si no te encuentras en una relación actualmente, puedes usar este cuestionario y revisar si alguna vez has estado en una en el pasado. Esto te puede ayudar a estar más atento en el futuro.

Responde las siguientes preguntas respondiendo SI o NO. Entre más preguntas respondas con SI, más probable es que te encuentres en una relación codependiente.

  • ¿Son las necesidades de tu pareja más importantes que las tuyas?
  • ¿Has agredido o has sido agredido físicamente por tu pareja?
  • ¿Tienes miedo de ser honesto con tu pareja cuando tus sentimientos han sido lastimados?
  • ¿Decide tu pareja lo que tu debes vestir y que no?
  • ¿Sonríes cuando estas molesto?
  • ¿Se te dificulta poner límites personales y mantenerlos?
  • ¿Te parece difícil hablar de tus verdaderos sentimientos con tu pareja?
  • ¿Te sientes incomodo o nervioso cuando estas solo?
  • ¿Te sientes rechazado cuando tu pareja pasa tiempo con sus amigos?
  • ¿Te da vergüenza cuando tu pareja comete errores?
  • ¿Tienes relaciones sexuales cuando en verdad no lo deseas?
  • ¿Tiendes a negarte a tener relaciones sexuales con tu pareja como método de venganza o justicia?
  • ¿Consideras las opiniones de tu pareja más importante que las tuyas?
  • ¿Dependes de tu pareja para tomar gran parte de tus decisiones?
  • ¿Te molesta cuando tu pareja no sigue tus instrucciones, planes o ideas?
  • ¿Se te dificulta decir NO cuando alguien pide tu ayuda?
  • ¿Guardas silencio con el fin de mantener la “paz” en la relación?
  • ¿Sientes que das mucho y recibes muy poco de regreso?
  • ¿Tiendes a congelarte cuando tienes conflictos con tu pareja?
  • ¿Te has escuchado decir a menudo, “No es tan grave”?
  • ¿Te sientes atrapado en tu relación actual?
  • ¿Sientes que tienes que controlar tus emociones a menudo?
  • ¿Tiendes a perder el control de tus emociones cuando tienes conflictos con tu pareja?
  • ¿Sientes que tu relación se destruiría si no te estuvieses esforzando todo el tiempo?
  • ¿Te sientes en una relación codependiente?
  • ¿Es momento de terminar con esta relación?

Si la respuesta a la pregunta final es “NO” y tu deseas continuar en tu relación actual, ¿qué tipos de cambios necesitas hacer con el fin de traer balance a tu relación y crear una relación madura y saludable?

¿Alguna vez has escuchado decir que las personas que han sido lastimadas, lastima a otras personas?

Si no, te invito a que observes aquellas personas que han estado en relaciones destructivas y mires atentamente si estas personas habían sido lastimadas en el pasado también. Esto no sirve como excusa para generar relaciones tóxicas en nuestra vida, pero nos puede ayudar a entender de donde provienen estos comportamientos y buscar generar un cambio positivo en nuestras siguientes relaciones.

Como seres sociales, todos nosotros necesitamos relaciones prosperas, de la misma manera que necesitamos agua y comida para vivir. Nosotros necesitamos tanto dar como recibir en una relación. Sin este tipo de balance, nuestras vidas son sencillamente poco balanceadas y satisfactorias, por lo que es necesario que comencemos a crear relaciones saludables.

En el momento en que tomamos responsabilidad de nuestra salud y bienestar emocional, nosotros crecemos, nos hacemos más maduros y logramos convertirnos en alguien más interesante para las otras personas, sin llegar al punto de depender de ellas de una manera negativa.

En el momento que puedas decir honestamente: “Yo soy responsable de mi felicidad y tu eres responsable de la tuya” es que podrás comenzar a crear una relación fructífera, basada en el respeto mutuo, la aceptación incondicional y confianza verdadera que les permitirá construir una vida en conjunto, en la cual cada uno se mantiene estable en sus dos pies si necesidad de reclinarse en el otro.

Relaciones así, mantienen a los involucrados fuertes, sinceros, satisfechos y plenos, listos a dar todo de sí en la relación.

Tiempo de reflexión:

(Abre los ojos a estas señales, con el fin de reconocer si te encuentras en una relación de codependencia)

  • ¿Eres incapaz de encontrar satisfacción en tu vida si no estás con alguien en especial?
  • ¿Reconoces comportamientos negativos en tu pareja, pero aun así decides continuar con ella?
  • ¿Estas apoyando a tu pareja, mientras pones en riesgo tu bienestar mental, emocional y/o físico?

¿Quieres llevar tu relación al siguiente nivel?

👇🏽👇🏽👇🏽  ¡Comparte este mensaje con los tuyos!

0 Reviews

Deja un comentario

ENVIAR
Hola.
¿Puedo ayudarte con algo?