7 pasos para crear una actitud Mindfulness

En su definición más simple, igualmente más acertada mindufulness significa: conciencia plena en el momento presente.

Este concepto se ha popularizado en los últimos años debido a la búsqueda de muchas personas por un estilo de vida con menos estrés, miedos y ansiedades y mucha más felicidad, alegría, gozo y satisfacción personal. Sin embargo, la mayoría de las personas consideran que este concepto es complejo de implementar en la realidad en la que vivimos y a veces incluso, terminar más frustrados consigo mismos, por no ser capaces de implementar mindfulness en sus vidas.

Esto se debe a la idea errada de que para poder lograr implementar este concepto en nuestras vidas nosotros tenemos que convertirnos prácticamente en monjes budistas, que no tienen ningún tipo de mal pensamiento o descontrol emocional que siempre están por encima de cualquier situación, cuál es completamente errado.

En su libro Full Catastrophe Living su autor Jon Kabat-Zinn, uno de los representantes más reconocidos de la filosofía mindfulness en el hemisferio occidental, nos presenta 7 actitudes que todos nosotros podemos comenzar a implementar en nuestra vida diaria y nos ayudarán poco a poco a crear ese espacio de plenitud y enfoque absoluto en el momento presente que buscamos, y francamente, todos nosotros necesitamos.

“Hemos despertado a la realización de que el verdadero camino a la liberación es soltarnos de todo”– Jack Kornfield

Actitud 1: No Juzgar

Reconoce como tú constantemente estás juzgando cada situación qué ocurre en tu día a día así como también tiendes a definir si una persona o evento es bueno o malo dependiendo las creencias que tú has forjado a lo largo de tu vida.

cuando nos damos la oportunidad de ver las cosas por lo que son y no como creemos que son, nos liberamos de una carga enorme que cada juicio trae a nuestra vida.

Sí a ti no te gusta que te juzguen, ¿por qué juzgar entonces a los demás?

Actitud 2: Paciencia

Gran parte del estrés que se genera en nuestra vida surge por nuestro deseo constante de que las cosas funcionen inmediatamente de la forma en cómo nosotros queremos que lo hagan.

Esta generación en especial sufre mucho de una gran ansiedad, debido a que consideran que todo tiene que ser instantáneo.

Cuando nos damos la oportunidad de vivir una experiencia completamente sin apurarla podemos identificar plenamente su belleza y la enseñanza que ella trae consigo.

Para que una fruta realmente madure y sea dulce requiere pasar por un tiempo desde la semilla hasta su forma ideal.  De la misma manera funciona todo aquello que vale la pena vivir y tener en nuestra vida.

Cuando aprendemos a desarrollar nuestra paciencia el retorno de nuestra inversión se verá reflejado a largo plazo en una mejor salud, mejores relaciones, mejores finanzas, y en sí una mejor calidad de vida.

Actitud 3: Adoptando la mente de un principiante

Cuando llevamos un tiempo de vida en este mundo, terminamos asumiendo que ya sabemos cómo este planeta y nosotros funcionamos, poniéndonos nosotros mismos una venda en los ojos que no nos permite reconocer que el crecimiento nunca termina y que si nos damos la oportunidad de ser humildes y reconocer que no nos las sabemos todas, descubriremos maravillas cada día de nuestra vida.

Si nos damos la oportunidad de ser curiosos y abrimos nuestra mente a ver cada experiencia de nuestra vida como una oportunidad de aprender algo nuevo no existen limitaciones de lo lejos que podemos llegar.

Actitud 4: Confianza

Esto es algo que no se puede exigir, sino que requiere desarrollarse y justamente esto se conecta con la paciencia, pues para generar una buena confianza necesitamos tiempo.

Esta confianza se refiere no sólo hacia otras personas sino también hacia nosotros mismos. Nosotros aprendemos a tomar responsabilidad de nuestras acciones y nos damos el tiempo suficiente para conocernos y reconocernos, lo cual nos permite ser más compasivos cuando cometemos errores y creer en nosotros cuando tomamos decisiones.

Cómo podemos pedirle a alguien que confíe en nosotros, cuando nosotros mismos no lo hacemos. es por eso que es necesario que reconozcamos quiénes somos en realidad y nos aceptemos.

Actitud 5: No forzar

Está bien trabajar fuerte y conscientemente en aquellas cosas que queremos en nuestra vida, sin embargo, cuando buscamos forzar un resultado asumiendo que tenemos el control absoluto sobre todo lo que puede llegar a pasar, lo único que creamos es una gran frustración que nos lleva a Estados de estrés y ansiedad y nos impide dar lo mejor de nosotros, de tal manera, que sin importar cuál sea el resultado final, nosotros podamos estar tranquilos de haber hecho lo mejor que podíamos, gestionando lo que estaba en nuestras manos.

Forzar implica impedir el flujo de las cosas y reduce nuestra capacidad de adaptación y aceptación de los eventos que ocurren en nuestra vida. Cuando nosotros reconocemos que todo en la vida está en constante cambio, la vida se hace mucho más sencilla.

Actitud 6: Aceptación incondicional

A menudo gastamos mucho tiempo y energía negando los hechos. Intentamos forzar situaciones para que sean como queremos lo sean, lo cual crea solo tensión y previene cualquier tipo de cambio positivo. La aceptación no es pasiva. No significa que te tiene que gustar todo y renunciar a tus valores y principios.

No significa que pares de buscar aquello que deseas en tu vida. No es ahogarse mientras el barco se hunde, la aceptación es tan solo la voluntad de ver las cosas como son.

Cuando logramos esto, nosotros enfocamos nuestra energía en encontrar opciones para movernos hacia adelante. Mientras nuestra mente esté simplemente enfocada en juzgar y criticar la situación en la que nos encontramos y dejamos que nuestra rabia, inconformismo o frustración sean las que gobiernan nuestros comportamientos el día de hoy, vamos a desperdiciar oportunidades de mejorar, avanzar y solucionar lo que sea necesario para acercarnos a un estado mejor.

Actitud 7: Fe y liberación

Ya que nosotros no estamos en la capacidad de controlar absolutamente todo lo que sucede en nuestra vida, nosotros requerimos tener fe en el mejor resultado posible. Eso no tiene nada que ver con nuestras creencias espirituales, sino con nuestro entendimiento y que nuestras capacidades y control sobre las cosas son finitas y por lo tanto no hay necesidad de querer abarcar todo, todos los tiempo.

cuando comprendemos esto nos liberamos nuevamente de una gran cantidad de cargas innecesarias que llevamos con nosotros diariamente y hacen que nuestro enfoque esté en aquellas cosas que pudimos haber hecho mejor o de cómo se verá nuestro futuro, sin ser consciente que nuestras acciones presentes son las que pueden llegar a influenciarlo.

Preguntas de reflexión

  1. ¿Cuáles de estas actitudes puedes reconocer actualmente en tu vida?
  2. ¿En cuáles de estas actividades te gustaría ser mejor?
  3. ¿Qué cambio podrías hacer hoy que pueda beneficiarte personalmente y a otras personas de diferentes maneras?

En el momento en el que te permitas aplicar estas actitudes en tu diario vivir comenzarás a ver cómo tantas cargas innecesarias empiezan a desaparecer y con ellas tu nivel de estrés y ansiedad constante. está en nuestras manos muy bien con nuestra conciencia plena en el momento presente o seguir divagando a través de El pasado del futuro perdiendo valioso tiempo de vida.

“Tan pronto como deseamos ser más felices y plenos, dejamos de ser felices y plenos” – Walter Landor

¿Quieres saber mas sobre Mindfulness?

👇🏽👇🏽👇🏽  ¡Comparte este mensaje con los tuyos!

0 Reviews

Deja un comentario

ENVIAR
Hola.
¿Puedo ayudarte con algo?